Los dispositivos móviles y la prensa

30 May 2014

Los dispositivos móviles y la prensa

Posted by with - in Sin categoría

La prensa y el movil
Los dispositivos móviles se han convertido en una plataforma donde los medios de comunicación tradicionales (prensa, radio y televisión) quieren tener presencia. Aunque llevan años publicando contenidos en Internet, a día de hoy siguen deliberando sobre el modo en el que deben adaptarse a estas tecnologías porque todavía no han ideado un modelo de negocio que les satisfaga del todo.
La prensa comenzó viéndolo como un negocio paralelo y poco lucrativo en donde se ofrecían contenidos gratuitos que se copiaban de la edición impresa. Con el tiempo, el éxito de esta plataforma, se ha convertido en un incordio para todos aquellos que creían tener un negocio que no sería necesario reinventar porque venía funcionando estupendamente desde hace décadas.
Los lectores, ahora acostumbrados a no pagar por los contenidos, rechazan la idea de empezar a pagar de nuevo por ellos y el panorama es tan desolador para la prensa, que por momentos, se piensa que esta tecnología supondrá el final de edición impresa. Ya se había pronosticado este final cuando apareció la radio y la televisión, pero ahora parece diferente y se compara con lo ocurrido con el cine y la música.
Ante este escenario se puede llegar a pensar que los culpables son los usuarios porque son unos piratas y que la tecnología ha provocado esta situación. Yo no creo que este modelo de negocio se derrumbe solo porque los lectores no quieran pagar por los contenidos, me parece necesario realizar una reflexión más profunda para encontrar los verdaderos motivos. A veces, basta con hablar con la gente de nuestro entorno para intuir algunos de los problemas que hay detrás de todo esto.
Por ejemplo, recuerdo una discusión que mantuve en mi época de estudiante con mi compañero de piso, en la que él defendía la teoría de que leer el periódico no mejoraba la cultura del lector. Aseguraba que la información que se mostraba era superficial, que estaba influenciada por los intereses económicos de los dueños del periódico, lo que hace que no sea veraz. Vamos, que sientes que te enriquece pero en realidad no aporta ningún conocimiento.
Si por aquel entonces, una época de bonanza, ya existía gente que percibía a la prensa de este modo, me imagino que hoy todos ellos creerán que resulta imposible seguir informando con independencia sobre temas como los desahucios o las preferentes, sabiendo que la situación económica actual es mucho más grave y que muchos periódicos no pueden hacer frente a los exagerados créditos concedidos en la alegría de la burbuja y que como consecuencia han hecho que las empresas propiedad de editores de periódico, ahora son empresas propiedad del sector financiero. Parece lógico, que a estos lectores les cueste pagar por información de la que no se fían.
Buscando modelos de negocio alternativos, los medios online deciden facilitar a los lectores los titulares y como mucho el primer párrafo de la información de modo gratuito. De este modo, cuando los lectores quieren ampliar esta información se les remite a la versión impresa y en algunos casos a la compra de su edición digital. Por lo visto, esta alternativa tampoco ha resuelto la situación, más bien todo lo contrario ya que los lectores se conforman con leer los titulares y no sienten la necesidad de pagar para profundizar en los contenidos.
Viendo esto, uno se pregunta si la gente realmente puede llegar a entender, por ejemplo, que sucede en el mundo Árabe con solo leer un titular. Lo dudo, porque estoy convencido de que a muchos ya les costaría situar en el mapa a Libia, Siria, Yemen o Argelia. Quizás el problema es que no a todos les interesa lo que pasa en la Franja de Gaza y prefieren dedicar ese tiempo a la lectura de temas que perciben más cercanos o simplemente no les atrae la información que pueden obtener a mayores. Por suerte, la tecnología puede ayudarnos en ambos casos y nos permite ofrecer a los usuarios la posibilidad de registrarse y confeccionar un periódico a la carta. En donde los lectores puedan seleccionar los contenidos de los cuales quieren recibir información y acceder a secciones especializadas que le permitan entender en profundidad el tema que se está abordando: accediendo a contenidos amenos, bien estructurados, fáciles de digerir, acompañados de videos, mapas, infografías, opiniones, otros artículos relacionados y sobre todo, adaptados perfectamente a los dispositivos móviles. Desde el punto de vista de marketing tener un registro de los clientes y poder conocer sus experiencias de lectura es un gran potencial para captar anunciantes y por otro lado creo muchos usuarios pagarían por acceder a contenidos de valor.
En relación a la prensa en papel, comentar que no creo que peligre porque todavía son muchos los que la prefieren cansados de tanta pantalla. Ahora bien, convendría que se replanteasen la estrategia trazada hasta el momento para este medio, porque veo que no están aprovechando las ventajas de los dispositivos móviles y que no se han adaptado a la experiencia del usuario digital. Por ejemplo, no les costaría nada añadir un código BIDI que enlace con la noticia digital y que permita twittear al usuario un comentario o ver los comentarios de otros en un solo paso.
Incluso se podrían idear ofertas unificadas que permitan comprar ambas ediciones desde una App y recoger la versión impresa en un expositor a la puerta del metro o en la parada del autobús. Para ello, se pueden diseñar unos expositores como los que vemos en las películas americanas que se abran con una orden del móvil. Lo que evitaría esperar colas o llevar dinero en efectivo encima.
Como siempre, las posibilidades son infinitas pero hay que arriesgar. Si queremos innovar, hay que estar dispuesto a probar y a encajar el fracaso para corregir rumbo.

Comments are closed.